Paz en nuestro Interior…

 

 

 

 

Anoche, un fuerte y prolongado temblor sacudió nuestro suelo, mientras en México se experimentaba un terremoto…

Desde hace algunos días, el mundo sigue de cerca en oración a los huracanes que en su trayecto arrasan con islas muy bellas de exuberante Naturaleza, que hace pocas horas eran pequeños paraísos donde se vivía en armonía.

Ahora, yacen tantas familias entre oscuridad nocturna y escombros, bajo un cielo oscuro que vaticina otro huracán que ya no tiene techos que botar, porque todo esta entre el suelo empapado, deteriorando la condición de salud física y mental de los sobrevivientes de Irma, hora tras hora…

El drenar y abusar de la Tierra y extraer su petróleo y derramarlo sin piedad, es debilitarla cada día más… Explotar y saquear sus minas, para obtener más billetes de papel, es dejarla sin las estructuras que le pertenecen y que cumplen una perfecta función de sostener al planeta y proveernos de energía. El lanzamiento de pruebas nucleares, que hacen cárcavas y debilitan el subsuelo, es el irrespeto total a la Vida Divina, con la que no se debe jugar, porque nuestro hogar se maltrata por manos que rinden homenaje al poder maquiavélico que arrasa sin importar el llanto, la pobreza y lo que se genere de radiación que muta especies y degenera la Vida humana. La tala de bosques e invasión de los manglares, la matanza sangrienta de ballenas, delfines, lega muerte en los bellos océanos donde la contaminación de plásticos flota y aflora generando muertes, porque los instintos depredadores inhumanos generan sólo muerte, olvidándose de “La Ley de Causa y Efecto”, que se cumple y multiplica sobre todos, sin exclusión, porque los muros que se edifican para fragmentar se caen en un abrir y cerrar de ojos.

Y mientras la vorágine mental engendra planes de guerras y de artefactos explosivos que intentan aniquilar nuestra existencia física, surgen y resurgen oraciones y nobles intenciones… La solidaridad y compasión mundial a flor de piel empieza a abrir canales de Amor Universal, surgen viajeros anónimos que se abocan para ayudar a reconstruir la destrucción; países que dan pasos de responsabilidad humana, Seres grandes que se abrazan cuando abrazan a quienes sufriendo están. Hay ahora, justo en este instante, un movimiento de Compasión que es pura Luz. Se forman olas de olas de hermandad y en el mundo hay quienes ahora empacan víveres, ropa, juguetes, para enviar en contingentes blancos, muestras de Amor a quienes los reciben en profunda Gratitud.

El Plan Maestro es Dios, Su Divina mano se plasma cuando sin juzgar obramos y contribuimos como ejércitos de Amor, con movimientos y obras en correspondencia Divina con la Luz y cuando oramos interiormente y obramos para afirmarnos en el Amor. Oremos para que quienes desean ilusoriamente fragmentar, comprendan, que la Vida es de Dios, que la Tierra es nuestro hogar temporal que hemos de bendecir y respetar.

Inicia una Nueva Era, donde lo único que existe es el ritmo del corazón en consonancia con el Amor. Seamos Amor y obremos hoy, con y desde nuestras máximas posibilidades, para DAR y ser parte de los contingentes de solidaridad hacia nuestra familia humana, que nos extiende su mano para llegar a recibir en el nombre de Dios Su bendición…

 

 

Categorías: Consciencia

Deja un comentario