Los tesoros de la mar…

Camino sobre la arena

y entre ella,

descubro a millones

de conchas carmín y rosa

que salen a tomar el sol,

para calentar en la playa

sus cuerpecitos tiernos

y dulcemente creados…

Pareciera que sigo el trazo

de una tijera dentada,

caminando en zigzag

entre esta bella playa,

en la que esquivo

quebrarlas…

Son colonias que unidas

salen del mar a pasear.

Ahora entre ellas,

la concha que ha dejado un caracol

sobresale y mientras

la tomo entre mis manos,

aparecen espirales

tintadas de coral…

¡Que belleza de joyas

las que amalgama el mar!

Abro mis sentidos

a esta bella prenda marina

y le elevo a mis oídos,

para escuchar el eco

de las profundidades

que el mar mediterráneo grava

en esta bella concha

acústica…

¡El concierto me impresiona!

Aquí están sus olas…

Y hay una petición de la rorcual,

para que respetemos su existencia

cuidando de su hogar, la mar.

Mientras la alegría de un delfín,

nos invita a fluir en el juego

de las ondas que vienen y que van…

Tal pareciera que unos niños,

comprenden sus lenguajes…

Y en esta playa mediterránea

tres niños juegan, mientras otros,

recogen una basura plástica

y la retiran de la posibilidad

de ensuciar, a este manto cristalino,

donde la humanidad puede sanar…

 

 

Categorías: Poesía

Deja un comentario